miércoles, 15 de febrero de 2017

FERNANDO CASADO ARAMBILLET, UN CORUÑÉS ESTELAR, EN SU CENTENARIO.


Es, mi querida Coruña, una ciudad extraña. Dejó pasar la oportunidad, que no desagradaba a Picasso (pues aquí se formó como pintor y enterró a su hermana),  de hacerse con una nada desdeñable cantidad de sus obras para un posible Museo.



Fotograma de "Minotauromaquia: Pablo en el laberinto"

LA CIUDAD QUE PUDO ESTAR EN EL MAPA PICASSIANO.

Hasta la llegada de Carlos Negreira, un breve pero añorado alcalde, nadie se había preocupado de vindicar, a gran escala, la etapa coruñesa de Picasso. Los esfuerzos de Negreira y su equipo,  con Rosa Gallego buscando las lentejas, consiguieron adquirir la casa donde vivió Picasso y organizar la magna exposición en el Museo de Bellas Artes, viéndose recompensada la ciudad con espacios en la prensa y televisión nacionales, además de lograr la simpatía de la difícil (y celosa) Fundación Picasso, de la que el ayuntamiento pudo obtener el permiso para considerar a la nuestra una urbe picassiana, junto con Málaga, Barcelona y París. Desgraciadamente, todo ese trabajo, ya encarrilado, se va por el sumidero de una marea que huele a alga podrida.

Único documento gráfico de la inauguración del Obelisco, en la Exposición de Picasso, con la fotografía estereoscópica original en el archivo Cinemateca de Galicia-IB Cinema.
 

SELLIER: EL PIONERO CORUÑÉS DEL CINE EN ESPAÑA.

Si le dio tiempo, a Carlos Negreira, para poner en valor la figura de José Sellier no sólo como el primer autor de películas cinematográficas en España, sino también como pionero de la fotografía estereoscópica (en 3D o relieve, como se decía entonces). Aquella  corporación dedicó una calle en memoria de Sellier y se organizó una exposición de material cinematográfico, con ocho de las diez vitrinas repletas con artilugios decimonónicos de la Cinemateca de Galicia-IB Cinema (las dos vitrinas restantes, fueron colaboración de la Filmoteca Nacional).
Inauguración de la Exposición Sellier, con aparatos de Cinemateca de Galicia-IB CINEMA, en la que Carlos Negreira muestra mis aparatos al Presidente del Consejo del Estado, Romay Beccaria, en presencia del ponente del cultura en el Parlamento Español, Juan de Dios Ruano, y del Presidente de la Diputación coruñesa. 
AMANDO DE OSSORIO: ESTUDIADO EN EL EXTRANJERO, IGNORADO EN SU CIUDAD.

Pocos coruñeses conocen, desgraciadamente, quien es Amando de Ossorio y su papel clave en la evolución narrativa del cine de terror, estudiado internacionalmente: ni una triste placa le recuerda en su casa de la calle Real, frente al antiguo cine París, como tampoco en su último atelier, en San Andrés esquina con Sol. Corporación tras corporación voy pidiendo que se le dedique Boquete de San Andrés (semiesquina a la “casa maldita” que fue su último estudio en la ciudad, habida cuenta, además, que lo de “boquete” hoy en día parece peyorativo para una zona tan céntrica y, en ese tramo, recuperada). La única personalidad política que se ha movido algo al respecto, aunque sin mucho éxito, es la cinéfila María Luisa Cid.

 

¡UN CORUÑÉS CON ÓSCAR!

Relegado también a un vergonzoso ostracismo se tiene a Fernando Casado Arambillet de quien este año 2017 se cumple el centenario de su nacimiento. A casi nadie le dirá nada ese nombre salvo que lo mencionemos por su pseudónimo artístico, Fernando Rey, persona clave en la cinematografía española no sólo como actor sino como fundador de la pocas veces ponderada UNINCI, productora fundamental de obras maestras de nuestro cine.  

Fernando Rey con Luís Buñuel durante el rodaje de "Tristana"
Fernando Rey, aunque ya en los setenta tenía una cierta dimensión internacional gracias a Buñuel, alcanzó estimación estelar cuando "El discreto encanto de la burguesía", filme por él protagonizada, consigue el preciado Óscar a la mejor película extranjera: ¡un coruñés con Óscar! Otros importantes galardones en la vida del actor coruñés (de familia republicana pero no de izquierdas) son varios premios en el Festival de Cannes, un Goya y la Medalla de Oro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, prestigiosa entidad (nada que ver con las regionales que, en mi opinión, carecen de razón de ser), de la que fue presidente hasta su fallecimiento.

El gran Buñuel
 FRENCH CONNECTION CON CONEXIÓN EN CORUÑA.

Con un nombre ya en Hollywood, Fernando Rey participa en películas que hoy son clásicos por todos conocidos,  como “French Connection"”. Pero ya antes, nuestro paisano había conseguido trabajar con directores míticos de la Meca del cine, como Orson Welles, Vincent Minnelli o, entre otros, Robert Altman. Pese a ello, ni una placa recuerda su infancia y juventud en la casa familiar de la calle Betanzos esquina con la Plaza de Lugo.
Casa natal de Fernando Rey, en pleno centro modernista coruñés.

Menos mal que, cuando la ciudad estaba regida por dos cinéfilos de pro, el gran sir Paco y su fiel José Luís Méndez Romeu, La Coruña le dedicó a Fernando Rey no solo una calle, sino también una de las salas de la entonces Filmoteca del Fórum (que tuve el honor de programar, durante sus primeros años de vida, gracias a la confianza de esa persona consecuente y leal que es José Luís Méndez).  

 


MARATHON CONMEMORATIVO.

Para el admirado Luís Buñuel, Fernando Rey trabajó nada menos que en cuatro largometrajes: "Viridiana", "Tristana", "Ese obscuro objeto del deseo" y la ya mencionada "El discreto encanto de la burguesía". Las dos primeras, junto con "French Connection" y "El regreso de los siete magníficos" forman parte de la selección que la Cinemateca de Galicia-IB Cinema proyectará, en una impresionante Marathón Fernando Rey (¡toda una madrugada de cine!), naturalmente CON PELÍCULA, con el objetivo de conmemorar el Centenario del  nacimiento de Fernando Rey.
Desistimos de organizar la actividad en el CGAI (hoy prácticamente reducido a una especie de teleclub del rural), pues de forma sistemática ese recinto público, en teoría de la Xunta de Galicia, nos ha negado su sala para diversos actos cinematográficos que, celebrados en otros lugares, han cosechado llenazos totales y amplia repercusión mediática.
Muy posiblemente el homenaje a Fernando Rey en su Centenario en una población limítrofe con Marineda. Lástima que no pueda ser en su ciudad. Iremos informando y, además, publicaremos una entrada especial con información poco conocida, como que Fernando Rey veraneaba "de incógnito" en Santa Cruz, frente al castillo, con el skyline de su querida Coruña en el horizonte marítimo.
 








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada